Delegación de estudiantes de Ingeniería USACH cumple una semana en curso de emprendimiento en Waterloo

0
751

Módulos de Inglés para emprendedores/as, Investigación de mercado, una visita a la incubadora Velocity, Innovación según el modelo Toyota, visita a la planta Toyota y a DMZ, la incubadora de startups tecnológicas en etapa temprana, han sido algunas de las actividades que los 10 estudiantes de la Facultad de Ingeniería han completado tras su primera semana en Conrad Centre, Universidad de Waterloo.

Conrad es el centro de negocios, emprendimiento y tecnología de la Universidad de Waterloo (ubicada en Ontario, Canadá). En este lugar, se desarrolla un Programa de Emprendimiento que consta de 4 semanas para estudiantes con mentalidad emprendedora, los cuales provienen de todo el mundo. Allí, en ese ambiente universitario destinado a la innovación, una delegación de 10 estudiantes de la Facultad de Ingeniería y ganadores de Lions Up, Territorio y Despega USACH, ha cumplido su primera semana en el programa.

Durante su estadía, las y los estudiantes han participado en diferentes actividades educacionales con foco en lo práctico, las que les permitirán conocer la comunidad de negocios y startups que existe en la región. Además, el programa combina actividades en la sala de clases, tours interactivos a las compañías y organizaciones locales, además de presentaciones de fundadores de startups locales pertenecientes a diferentes industrias.

La Universidad Santiago, su Dirección de Gestión Tecnológica y la Facultad de Ingeniería aunaron esfuerzos para enviar a este grupo  con el objetivo de que puedan adquirir conocimientos sobre emprendimiento, ser parte del ecosistema de emprendimiento de Waterloo gracias a visitas a empresas, universidades y hubs y, finalmente, desarrollar habilidades de emprendimiento que puedan aplicar de forma práctica

Para Catalina Pinilla, estudiante de Ingeniería de Ejecución en Industrias, la experiencia ha sido totalmente enriquecedora. “Además del inglés, he aprendido a cómo desarrollar una idea, desde encontrar un problema a plantear su solución. Todo me ha servido para reflexionar  que debo estudiar por mi propia cuenta para saber la situación en el mundo, con el fin de aportar algo como futura emprendedora social”.

Nicolás González, de Ingeniería Civil Química señala que “la estancia me ha ayudado a estar abierto a todo tipo de ideas y pensamientos, y considero que el programa es un gran motivador para conocer el peculiar mundo del emprendimiento. Además, creo que compartir con personas de todo el mundo es una experiencia enriquecedora para la mente y el espíritu”.

Finalmente, Rubén Vásquez, de Ingeniería Civil en Geografía siente que una semana ha sido igual a un año. “He aprendido que la comunicación es mirar a los ojos a otra persona que no entiende tu leguaje nativo y  hacerte entender. He aprendido que el emprendimiento no es algo que se aprende, es aquello que nos dice “podemos hacer las cosas de forma diferente”. Aprendí que las personas son personas donde sea, que las diferentes culturas no son diferencias inherentes, que las diferencias entre nosotros mismos son solo diferentes puntos de vista de un mismo objetivo; vivir, crecer, y aprender”.

Al final del programa nuestros estudiantes deberán crear sus propias startups y presentar sus ideas a un panel compuesto por profesionales del mundo de los negocios, quienes las evaluarán y les darán la retroalimentación correspondiente.

Con mucho aún por aprender, el grupo, que está acompañado por el Director Ejecutivo de Lions Up, Diego Rivera, han podido conocer a una pakistaní que tiene una startup para promover el feminismo y la integración racial, junto con alguien de Omán que trabaja en Snapchat. Se han sentido ciudadanos del mundo y han podido conocer a personas de todo el planeta bajo el sol del inclemente verano del norte.