Summit País Digital 2024
TecnoCard SpA Impresoras de Credenciales
Hydrogreen
XM Regalos Corporativos 2024
Datasur d-stats importaciones exportaciones
Innova Talentos
MACAYA equipos trabajos en altura
AguaLibre Tecnología Geotécnica e Hidrogeológica
Biodiversa
 

Este indica que el mercado de valores tiende a pagar alrededor de un 7% más por las empresas que no tienen la etiqueta de unicornio.

En la actualidad, la expansión y recaudación de mayor capital de los llamados unicornios –término que se refiere a empresas emergentes con valoraciones privadas superiores a mil millones de dólares y que suelen asociarse a un alto crecimiento– suele ser financiado en primeras etapas mediante rondas de inversión y de obtención de capital de riesgo (Venture Capital). Luego, una vez que crecen estas empresas, algunas buscan la salida a bolsa por medio de una oferta pública inicial de acciones (IPO). Su alto potencial de crecimiento los hace ser muy atractivos.

Cuando estas empresas privadas ofrecen por primera vez sus acciones al público, en general, por medio de una IPO, resulta complejo valorar con precisión el valor por su potencial de crecimiento y conocer su impacto real en los retornos una vez que salen a bolsa. Previo a su salida a bolsa pueden estar sobrevalorados por inversores centrados en ganancias a corto plazo y largo plazo.

Para analizar el comportamiento de los retornos reales de los unicornios y medirlo en comparación con el mercado, Christian Cancino, académico del Departamento de Control de Gestión y Sistemas de Información de la FEN U. de Chile; Bruce Lezana y Belén Guede, investigadores de la misma unidad, elaboraron el artículo The real return of unicorns: What do we know?

Para el análisis, se construyó un modelo sobre la base de información de empresas etiquetadas como unicornio y no unicornio antes y después de su IPO. Se consideraron los datos de empresas que salieron a bolsa en 2021, para un total de 203 empresas que cotizaron entre 2021 y principios de 2022. Del total, 103 corresponden a startups clasificadas como unicornios, y las otras 100 son empresas no unicornios con características similares a los unicornios en términos de industria.

Cancino sostiene que la importancia de esta investigación “se centra en la necesidad de disponer de mayor información fidedigna sobre las reales características de las empresas en su fase de crecimiento, particularmente las startups de rápido o alto crecimiento, pues muchas veces la especulación, los intereses particulares, y las ganas de que estas empresas se vean atractivas y de crecimiento exitoso lleva a entregar información al mercado que no representa la realidad completa de la firma en crecimiento”. 

Añade que “distinto es el caso cuando la startup quiere salir a bolsa a través de un IPO, pues en esta etapa está obligada a revelar información sobre las reales características y resultados que va obteniendo la empresa. De ahí, que son muchos los casos que con información para terceros que muestra el verdadero potencial de un negocio, resulta más factible su seguimiento, control y valoración”.

Pérdida de valor

Los resultados del estudio muestran que las empresas unicornios tienden a perder valor después de una IPO y confirma la idea de que el mercado valora más a las empresas que no son unicornios en comparación con las que sí lo son. Esto quiere decir que las empresas que no son unicornios suelen obtener mejores rendimientos, después de salir a bolsa en comparación con las empresas que sí son unicornios. La valoración de accionistas pujando por el precio de sus acciones eleva aún más su valor.

La investigación señala que el mercado tiende a pagar más por las empresas que no tienen la etiqueta de unicornio. Estas reciben un valor de alrededor de un 7% más alto que las empresas unicornios, las que son castigadas una vez que salen a bolsa por el mercado de valores. 

Complementando lo anterior, una segunda hipótesis del documento explica que los agentes privados pueden valorar de forma distinta el futuro crecimiento de los unicornios. Sugiere que éstas pierden algunas de las características que las hacían especiales después de su salida a bolsa, como su capacidad de ser disruptivas, característica que hace que puedan cambiar el mercado con nuevas ideas o tecnologías. Como resultado, estas empresas se consideran menos arriesgadas para los inversores.

La investigación destaca que puede “resultar de interés para emprendedores y capitalistas de riesgo porque proporciona evidencia cuantitativa sobre la sobrevaloración de las empresas unicornio antes de cotizar en bolsa, ayudando así a tomar decisiones, para crear mejores formas de valorar este tipo de empresas dinámicas y de alto crecimiento. y en tener en cuenta las consideraciones pertinentes a la hora de evaluar una estrategia de salida, especialmente una IPO”.

Además, estos resultados son importantes por dos razones. “Desde el punto de vista de las políticas públicas, existe la necesidad de solicitar más información sobre los resultados reales y la evolución financiera de las empresas emergentes con alto potencial de crecimiento, cada vez que brindan información sobre sus características al mercado”, indica el documento. 

Este añade que “desde el punto de vista de los emprendedores e inversionistas, es importante entender cómo se comportan realmente los emprendedores, los incentivos que tienen para hacer crecer su negocio y los elementos que determinan cómo los inversionistas eligen participar en ciertos emprendimientos y luego salir de ellos”.

Google News Portal Innova
Síguenos en Google Noticias

Equipo Prensa
Portal Innova