Paridad en empresas y brecha salarial

0
336
Paridad en empresas y brecha salarial

 

Varias son las empresas que han dado más cabida a las mujeres en sus cargos de poder, incluso llegando a los directorios. Según el Cuarto Reporte de Indicadores de Género en las Empresas en Chile, elaborado por los ministerios de Hacienda y Economía, la Fundación ChileMujeres y la Organización Internacional del Trabajo, la participación de mujeres en los gobiernos corporativos a nivel local llegó a 14,7% al cierre de 2022. Sin embargo, está por debajo del promedio de 30% que registra la OCDE.

Si bien no es el remedio para alcanzar mayor la igualdad de oportunidades desde una perspectiva laboral entre hombres y mujeres, la llegada de mujeres a directorios sí viene a forzar que mujeres igualmente capacitadas e incluso con habilidades propias de su género puedan sentarse en la mesa y tomar decisiones empresariales. Vemos con muy buenos ojos especialmente el hecho que sea un tema relevante que la mayoría de las empresas está poniendo sobre la mesa. Si el mundo prácticamente está compuesto mitad y mitad por hombres y mujeres, ¿por qué es que existe actualmente esta subrepresentación en la alta administración de las empresas? Además, parte importante de la ocupación laboral en Chile recae en las mujeres.

Ver a mujeres ocupando roles de liderazgo es una inspiración para seguir derribando los estereotipos de género. Hay estudios que señalan que la diversidad de género en los directorios conlleva mejor rendimiento empresarial, mejores retornos, mejor gestión de riesgo y mayor innovación, ya que al aportar un enfoque distinto, se toman mejores decisiones, se ayuda a evitar pesos y se abre el abanico de soluciones a determinados problemas. Además, somos consumidoras en la mayoría de las economías del mundo, por lo tanto, tener a mujeres en la mesa permite a las empresas una mejor comprensión de las necesidades de los respectivos mercados.

En noviembre de 2022, ingresó al Parlamento el proyecto de ley “Más Mujeres en Directorios”, impulsado por los ministerios de Economía, Fomento y Turismo, de Hacienda y de la Mujer y Equidad de Género. Este proyecto propone aumentar gradualmente la participación de mujeres en directorios de sociedades anónimas abiertas y especiales a través del requerimiento de un umbral de 40% al sexto año de publicada la ley. Su diseño advierte que mujeres y hombres pueden tener los mismos talentos y aportar significativamente al desarrollo de las organizaciones y del país, y que es necesario promover mediante medidas afirmativas la igualdad, la diversidad y profundizar la garantía de derechos y la democracia. El proyecto va en la dirección correcta, promover la paridad de género en los directorios y alta administración va en línea con promover entornos laborales más inclusivos, dentro del amplio espectro de inclusión que hoy conocemos.

Las empresas quieren ser reconocidas como buenos lugares para trabajar, buscan atraer y retener talento, por lo tanto, aquellas comprometidas con la diversidad de género, la igualdad de oportunidades y el desarrollo profesional de sus empleados, probablemente tengan un equipo conformado por talentos sumamente calificados. Pero sigue presente un obstáculo para las mujeres: según el Reporte OCEC 2022 (Observatorio del Contexto Económico), las mujeres en Chile perciben ingresos 21,7% inferiores a los hombres, brecha que disminuye a 18,8% en los empleos formales y se eleva al 30,1% en los informales.

Entonces, para fomentar un ambiente inclusivo y equitativo, no basta con mayor participación femenina. Las empresas deben trabajar en disminuir las brechas salariales; es más, incluso eliminar el género como consideración, habiendo dos personas igualmente competentes, el género no debiera incidir. Asimismo, es importante que las empresas establezcan mecanismos para conciliar el trabajo con la familia, ya que este es un impedimento importante para muchas mujeres a la hora de asumir mayores responsabilidades laborales.

Ante estos avances en equidad, los desafíos son mayores. Sabemos que los sesgos y estereotipos que el mundo empresarial pudiera tener respecto de mujeres en altos cargos no va a desaparecer completamente aun habiendo paridad, pero la idea es seguir impulsando el rol de las mujeres y así validar sus competencias y liderazgo. Es más, al ser un tema relativamente reciente, puede suceder que existan pocas referentes y es por eso que el desafío será que la mujer también deberá cumplir un rol de mentora e inspiradora para otras mujeres.

Consuelo Mackenna Socia del área corporativa de Apparcel Uriarte Abogados

Google News Portal Innova
Síguenos en Google Noticias

Equipo Prensa
Portal Innova