Cilindros de gases: ¿Cómo asegurar su legitimidad, distribución y cuidado?

0
484

Actualmente, la seguridad es un tema que está en la agenda mundial de las organizaciones privadas y públicas; de hecho, existen diversas iniciativas que entregan reconocimiento a aquellas empresas que cumplen sus metas de “cero accidentes”, tendencia que busca mantener las buenas cifras en este ítem. La industria de los gases no queda ajena, siendo uno de sus principales activos los cilindros de gas.

Es por ello que en este mercado se debe prestar atención a requerimientos tales como “preferir siempre cilindros en óptimas condiciones, que cumplan con los estándares del mercado y con todos los procesos legales de recepción, almacenamiento, mantención y restitución de envases. La idea es llegar a quienes lo necesitan de manera segura”, enfatiza Eladio Romero, Ingeniero de Desarrollo de Gases de INDURA.

El ejecutivo precisa que si bien los cilindros de gases comprimidos son envases muy confiables y seguros, “su manipulación o almacenamiento imprudente podría causar accidentes”. En este contexto, la seguridad es un factor común para el cual hay que tener en consideración varias recomendaciones:

1.- Traslado con precaución: Para mover un cilindro desde una bodega siempre se debe tener Elementos de Protección Personal (EPP) básicos, como zapatos de seguridad, guantes de cabritilla y antiparras. De esta forma se minimizan los atascamientos de manos o pie o bien  pueden ser advertidos a tiempo.

2.- Uso de carro: Algo muy importante es el uso de carro para cilindros, los cuales deben contar con una media luna de apoyo para el cilindro y su respectiva fijación.

3.- Verificar la tapa protectora: Una caída de un cilindro sin su tapa protectora de válvula, corre el riesgo de fracturarla y liberar, de forma muy violenta, su presión interna.

4.- Control de carga: Por el peso no es posible cargar los cilindros y girarlos sobre base, a no ser que sea para acomodarlos. En ningún caso deben girarse sobre el manto de cilindro, esto puede hacer perder el control de la carga.

5.- Movimiento de cilindro: Siempre que se mueva un cilindro para acomodarlo, éste debe tener su protección de válvula puesta y atornillada, sea tapa de válvula o tipo corona. En ningún caso, se puede izar el cilindro desde la corona, ya que no tiene la resistencia mecánica para ello.

6.- Fijación inmediata: Al terminar el traslado, los cilindros deben ser fijados con cadenas o cintas de forma inmediata, evitando así el riesgo de caídas.

7.- Almacenamiento separado: Los cilindros vacíos se deben almacenar separadamente de los cilindros con carga. Además, todos deben permanecer en jaulas –con fijaciones necesarias- con techumbre liviana, a las que sólo tenga acceso personal autorizado.

8.- Gases combustibles: Los gases combustibles (como el acetileno), vacíos y llenos, no se pueden almacenar junto con los comburentes, como por ejemplo el oxígeno, por el riesgo de incendio,  y la distancia mínima entre ambos tipos es de seis metros, o bien, separarlos por un muro cortafuego RF120 (resistente al fuego por 120 minutos).

9.- Etiqueta clara: Cada cilindro deben contar con su etiqueta que indique qué tipo de gas es.  Uno sin etiquetas, incompletas o no legibles, debe ser devuelto al proveedor.

El ingeniero de INDURA advierte que la normativa actual castiga malas prácticas que se relacionen con el suministro ilegal de los cilindros de gases. “Si alguien ajeno a una empresa proveedora, debidamente autorizada, publicita cilindros de gases que no son de su propiedad, debe ser denunciado, principalmente, por no tener cilindros certificados que puede constituirse en  un riesgo mayor y  -según el Código Penal actual- existen castigos para personas naturales y jurídicas, en calidad de autor y encubridor, por este tipo de malas prácticas”, ejemplifica, aconsejando que “las empresas deben realizar constantemente un inventario del stock de sus cilindros, con el fin de evitar vulnerabilidades”.

Silvia Pino
Agencia Allpress