TecnoCard SpA Impresoras de Credenciales
Hydrogreen
MACAYA equipos trabajos en altura
Detección de Incendios Forestales. Prevención y detección temprana de incendios forestales DROVID
Biodiversa
Datasur d-stats importaciones exportaciones
 

 

 

  • Alerta ha generado en la industria la venta sin certificación de cables para suministro eléctrico, con cobre refundido y proveniente de actividad delictual. A semanas de la Navidad y en pos de mayor seguridad, expertos piden avanzar en una industria regulada de reciclaje para enfrentar la escasez que gatillará la transición energética.

 

La Compañía General de Electricidad (CGE) ha verificado este año el robo de 200 kilómetros de cables en todo el país. Este delito, que representa una de las principales causas de interrupciones de suministro, afecta no solo por los cortes de luz domiciliarios, sino que complica fuertemente la provisión para hospitales, escuelas y personas electrodependientes.

Estas consecuencias no han impedido que este delito siga especializándose. En uno de sus últimos procedimientos, la PDI detuvo a más de 30 sujetos del llamado “Cártel del Cobre”, organización dedicada al robo y fundición de dicho elemento, para luego venderlo al extranjero y en el comercio nacional. La banda estaba liderada por alguien que tenía una empresa de fundición.

Tras hechos repetitivos de robo de cables, la preocupación llegó al Congreso, donde el diputado Cristóbal Martínez (UDI) llamó a mediados de noviembre a tramitar con la máxima urgencia posible un proyecto de ley -que presentó en agosto junto a un grupo de parlamentarios-, y que busca precisamente tipificar como delito el robo y hurto de cables eléctricos -especialmente de cobres- en el país.

“Lo principal aquí son las personas. Los cables robados potencialmente dejaron sin suministro eléctrico o sin telecomunicaciones a poblaciones en que habitan personas. Ellos son los primeros perjudicados. Luego, si el cobre contenido en los cables robados se fundió para hacer nuevos cables, ahí hay un nuevo riesgo para las personas. Normalmente, este tipo de operaciones que operan entre la clandestinidad y la formalidad no siguen realmente ningún estándar de calidad”, comenta Jorge Gorigoitia Maritano, Subgerente de Ventas-Distribución de COVISA (https://covisa.cl/), empresa con 45 años de experiencia en fabricación y comercialización de conductores eléctricos.

 Si los cables son fabricados de cobre refundido de diferente calidad o pureza, ¿en qué puede afectar?

En la conductividad del producto. Un cable fabricado con cobre de una pureza inferior es un peor conductor, y por lo tanto opone mayor resistencia al flujo de energía. Es posible que un cable fabricado con cobre refundido de baja pureza, probablemente mezclado con otros metales más baratos pueda provocar por efecto joule la elevación de temperatura que lleven a degradar los compuestos reduciendo la vida útil y generando posibles riesgos de electrocución o incendios en el tiempo.

 ¿Es posible garantizar que un cable eléctrico se ha fabricado con cobre puro?

Sí. Basta con exigirle al proveedor que demuestre la procedencia de la compra del cobre y los certificados de calidad asociados. Por ejemplo, la industria minera trabaja con estándares de calidad bien desarrollados y es común que soliciten este tipo de documentos que permiten una trazabilidad al momento de adquirir conductores eléctricos.

Respecto a los cables eléctricos de cobre de COVISA, ¿qué tipo de cobre utilizan?

Existen los cátodos certificados de clase A, que son los más puros, ideales para la fabricación de conductores eléctricos. En Covisa usamos solo este tipo de cátodos, certificados y registrados en la bolsa de metales de Londres. Estos cátodos provienen de las mineras más reconocidas de Chile y poseen la más alta pureza comprobable, 99.99% de pureza.

¿En qué criterios de certificación se deben fijar las personas o empresas que buscan cables de cobre para sus instalaciones?

Lamentablemente, el cobre refundido o reciclado puede tener un alto riesgo de tener un origen ilegal y además de ser menos puro. Creo que Chile debe avanzar en generar una industria de reciclaje de cobre formal y bien regulada, utilizando solo cobre de alta pureza, porque reciclar cobre será necesario para enfrentar la escasez que gatillará la transición energética. Respecto a certificaciones, lo primero es que los cables deben tener certificación SEC. Luego, sería recomendable exigir al proveedor de cables la trazabilidad de su materia prima y los certificados de calidad respectivos que demuestren que dicho conductor ha sido probado y testeado para funcionar de manera correcta, transmitir la energía de manera correcta y segura, y perdurar en el tiempo.

Conoce más: https://covisa.cl/

Sobre COVISA: COVISA es una empresa chilena fundada en Viña del Mar en el año 1977. Actualmente, somos la empresa de capitales chilenos de mayor tamaño dentro del rubro, con más de 45 años de experiencia y trayectoria en la fabricación y comercialización de conductores eléctricos desnudos y aislados de baja tensión. Proveemos conductores eléctricos para hospitales, minas, subestaciones eléctricas, edificios residenciales y de oficinas, estaciones de metro, centros comerciales, plantas generadoras de energía, aeropuertos, industrias, entre otras.

Google News Portal Innova
Síguenos en Google Noticias

Equipo Prensa
Portal Innova